fbpx
0

Cómo empezar la mañana para tener un día feliz y productivo.

¿Cómo empieza tu día? Para muchos la mañana comienza con prisas. Nos levantamos tarde, haciendo caso omiso al despertador, y luego corremos por la casa intentando recuperar el tiempo, hacemos todo con prisas, nos ponemos nerviosos con la expectativa de llegar tarde. Y seguro que ya te has dado cuenta, que cómo empiezas la mañana, así será todo el día… o sea, con prisas y nervios.

¿Y por qué no empezar el día con la paz y felicidad? Estos son 6 hábitos  de las personas felices que se despiertan con el sol y miran con alegría un día lleno de posibilidades.

Despierta sintiéndote agradecido.

La práctica de la gratitud nos proporciona un sentimiento de felicidad y buen humor para todo el día. Puedes escribir un diario de agradecimiento, decirlo en voz alta o hacerlo mentalmente  dirigiéndote a Dios, al Universo, a tu pareja, a tus padres o a quien sea. Crea tu propia práctica de agradecimiento como a ti te guste.

Empezar de nuevo cada mañana.

Posiblemente ayer has tenido un  día difícil, pero hoy es un nuevo día con nuevas oportunidades y nuevos éxitos. Las personas que no se derrumban por un mal día son personas resistentes. Recuerda cada mañana, que hoy tendrás nuevas oportunidades de hacer algo nuevo.

Medita y recita las afirmaciones.

Se habla mucho de los beneficios de la meditación. La meditación nos ayuda a concentrarnos, nos calma y reduce el estrés. Intenta practicar al menos 10 minutos cada mañana y veras los cambios enseguida.

Las afirmaciones nos ayudan a comprender nuestros sentimientos, aumentan nuestro autoestima y nos ayudan a conseguir metas y objetivos.

Hacer deporte.

No todo el mundo puede permitirse el lujo de ir a andar o correr cada mañana, o ir a clase matutina de yoga. Pero unos 15 minutos sí tendríamos, ¿verdad? Eso es  suficiente para hacer correr la sangre y la linfa por el cuerpo. Seguro que te sentirás con mucha más energía y buen humor todo el día. Haz 3-4 Saludos al Sol  o cualquier otra secuencia de ejercicios simples.

Pasar  tiempo al aire libre.

Si tu horario laboral te lo permite, aprovecha las mañanas para hacer caminatas largas de varios kilómetros. Es un ejercicio de múltiple beneficio: aumentamos el consumo de oxígeno y flujo de sangre, ejercitamos el sistema cardiovascular e incrementamos la resistencia. Y seguro que tu perro estará feliz y agradecido.

La mañana es un momento mágico del día. Recuerda, que puedes empezar tu día con felicidad. Cambia estos pequeños momentos y verás como cambiará poco a poco tu vida.

!RECIBA 10 € DE DESCUENTO EN SU PRIMERA COMPRA!

Inscríbase a nuestro boletín para recibir información sobre las promociones y nuevos productos.

Te has suscrito correctamente, gracias!